S?bado, 17 de marzo de 2007
Todo el planeta est? concernido por lo que est? ocurriendo en los Polos. Los Polos, dicen los cient?ficos, son como espejos que nos env?an la imagen de lo que nos espera, son como ecos del estruendo demoledor de nuestras sociedades avanzadas -es cierto- pero destructivas de los equilibrios de la Naturaleza.

Descubrir en los polos los caminos de la cat?strofe Par?s/Ra?l Zamora

Los polos se derriten, los bosques del ?rtico parecen borrachos vacilantes, los osos hambrientos se entregan al canibalismo esperando la muerte, los hielos se abren anunciando la apertura de dos nuevas grandes v?as mar?timas y el acceso f?cil a enormes y codiciados yacimientos petrol?feros... Estas y otras sorprendentes se?ales que nos est?n enviando los dos extremos helados de la tierra -principalmente el del Norte- llevaron a la comunidad cient?fica internacional a lanzar oficialmente esta semana en Par?s el "A?o Polar internacional".

Hace medio siglo se efectu? un esfuerzo similar pero en un contexto menos inquietante que el actual. Las sospechas de hace 50 a?os ya dejaron de serlo: son ahora realidades porque el calentamiento del planeta anuncia tiempos dif?ciles para la Humanidad. Esta vez, el A?o Polar Internacional cuenta con la dedicaci?n de 50.000 cient?ficos que participan en 200 proyectos de diversos tipos, todos destinados a "tomar el pulso", si as? pudiera decirse, a los dos grandes enfermos que son el Polo Norte y el Polo Sur.

Dirigen esta singular orquesta de investigadores el Consejo Internacional de Ciencias y la Organizaci?n Meteorol?gica Mundial. Todos los esfuerzos est?n dirigidos a medir las superficies heladas en extensi?n y en profundidad, los vientos, las corrientes marinas, la salinidad de las aguas. Hay que calcular con exactitud el ritmo de la degradaci?n en marcha, descubrir los mecanismos del deterioro, analizar sus efectos sobre el ecosistema y sus proyecciones para el planeta.

Todo el planeta est? concernido por lo que est? ocurriendo en los Polos. Los Polos, dicen los cient?ficos, son como espejos que nos env?an la imagen de lo que nos espera, son como ecos del estruendo demoledor de nuestras sociedades avanzadas -es cierto- pero destructivas de los equilibrios de la Naturaleza.

Al t?rmino de la Guerra Fr?a, la Marina norteamericana prest? a los hombres de ciencia algunos de sus submarinos fabricados para navegar bajo la inmensa y espesa capa de hielo flotante que constituye gran parte del Polo Norte. Cien mil millas fueron recorridas y los sonares de los submarinos apuntados hacia la superficie revelaron un derretimiento vertiginoso de la capa de hielo.

A ese ritmo, en 20 o 50 a?os desaparecer?n en el verano las superficies heladas. Los osos perder?n pie donde apoyarse para vivir y lanzarse a la caza de las focas, morir?n de hambre. Ya se han observado en zonas desheladas en verano varios casos de osos hambrientos que se devoran.

En tierra firme de Siberia y de Alaska, se derrite en el verano una parte del permafrost, la tierra que se cre?a eternamente helada en profundidad. Lo que era tierra congelada se transforma ahora en fango, en barro fr?o donde los bosques de la tundra parecen enloquecer. Sus ra?ces pierden asidero, los ?rboles se inclinan a un lado y otro, o caen, en un desorden de pesadilla. Su apariencia les ha hecho ganar el sobrenombre de "bosques borrachos".

Bueno, ?esto es una l?stima para esas zonas aislada y lejanas del planeta? ?No! Se trata de un peligro para todo el planeta porque el derretimiento del permafrost libera en la atm?sfera enormes cantidades de di?xido de carbono y de metano, gases aprisionados por el congelamiento del terreno y que, liberados, colaboran al efecto de invernadero.

Por otra parte, la masa de hielo flotante del Polo Norte refleja -rechaza- 80% de los rayos solares. Al desaparecer el hielo, los rayos son absorbidos por el oc?ano en un 80% y as? aumenta la temperatura del agua que contribuye al calentamiento general del planeta.

Por ahora este deshielo galopante no amenaza con provocar un alza notable del nivel de los mares.
Pero los informes indican que, si se agrava el calentamiento al punto de que Groenlandia comience a derretirse, el nivel promedio de los oc?anos subir?a en nada menos que ?siete metros!. Esta cat?strofe no es para ma?ana, advierten los especialistas, pero si Groenlandia perdiera modestamente s?lo un 10 % de sus hielos, los niveles de los mares crecer?an en 70 cent?metros lo que tendr?a consecuencias serias.

El gran proyecto del A?o Polar Internacional es as? una respuesta al gran desaf?o de una cat?strofe anunciada. Hay que saber con precisi?n, medir, sondear, descubrir incluso exactamente la derivaci?n, los caminos que toma el continente helado flotante. Los m?s sofisticados instrumentos ya est?n instalados o lo est?n siendo. Y las conclusiones servir?n a los hombres pol?ticos que gobiernan el mundo.

?Les servir?n realmente? ?O continuar?n dej?ndose llevar por los intereses econ?micos a corto e inmediato alcance? Al respecto hay para ellos la ?nica "buena noticia" que nos llega del Polo Norte. As? como van las cosas, el derretimiento de la masa helada abrir? en verano dos amplios canales a la navegaci?n de los barcos petroleros y de contenedores que, por sus dimensiones, ya no pueden pasar por el Canal de Panam?. Actualmente deben navegar por los mares del sur. La apertura de los canales del Polo Norte les permitir? economizar 4.000 kil?metros de navegaci?n. Y adem?s, quedar? facilitado el acceso a fabulosos yacimientos petroleros y de gas de esas regiones anta?o tan lejanas y hoy tan peligrosamente pr?ximas.


Por: Ra?l Zamora


::: FUENTE: "ECOPORTAL" :::
www.ecoportal.net

Radio Nederland
http://www.informarn.nl


::: "Zameex M?xico" :::
www.zameex.cjb.net | www.zameexBLOG.cjb.net
Publicado por zameex @ 11:05 PM
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios