Viernes, 04 de mayo de 2007
El observatorio solar espacial Hinode filma im?genes sin precedente de la formaci?n de una llamarada solar.

Los astr?nomos llaman al observatorio espacial japon?s Hinode el "Telescopio Hubble para el Sol". Vea esta pel?cula y sabr? por qu?:

Imagen


Haga clic para ver una pel?cula de 3MB en formato mpeg
.


La grabaci?n, obtenida con el Telescopio Solar ?ptico (SOT, por su sigla en idioma ingl?s) del Hinode, el 13 de diciembre de 2006, muestra el momento en el cual la mancha solar 930 desata una poderosa llamarada solar de clase X. Esta es una de las pel?culas sobre una llamarada solar m?s detalladas que los f?sicos hayan visto jam?s. El SOT tiene una resoluci?n de 0,2 segundos de arco, ? 0,00006 grados; esto significa que puede distinguir en el Sol rasgos que midan apenas 145 km (90 millas) de ancho, desde su ?rbita, ubicada a una distancia de 150 millones de kil?metros (93 millones de millas).

Pero la resoluci?n del telescopio es s?lo parte de la historia. Lo que hace ?nico al telescopio solar Hinode "es su exclusiva capacidad para ver el campo magn?tico del Sol", dice John Davis, cient?fico del proyecto Hinode para la NASA, en el Centro Marshall para Vuelos Espaciales. Esta es una caracter?stica que el Hinode utiliz? para revelar los detalles del magnetismo involucrado en la llamarada que tuvo lugar el 13 de diciembre.

"Las llamaradas solares son esencialmente magn?ticas", explica Davis. En el remolino que se forma sobre una mancha solar, las l?neas de fuerza magn?tica se retuercen y se estiran hasta que la tensi?n alcanza un punto de quiebre ?y entonces todo explota.

Una banda de goma es una buena analog?a. Tome una de su escritorio, sostenga un extremo en cada mano: ahora retuerza y estire. Si usted retuerce, retuerce y vuelve a torcer hasta que no pueda m?s, la banda de goma finalmente se romper?, liberando dolorosamente toda la energ?a que usted le imprimi?.

Los campos magn?ticos se comportan de un modo muy similar a las bandas de goma, y "el Hinode pudo ver el retorcimiento y el estiramiento que precedi? a la llamarada del 13 de diciembre", dice el investigador.


Respecto de la animaci?n de la derecha: Parece un furioso hurac?n, ?casi dos veces m?s ancho que la Tierra! De hecho, es un mapa del campo magn?tico de la zona de la llamarada, en el flanco sur de la mancha solar 930. Las flechas rojas indican la direcci?n del campo magn?tico de la llamarada solar. Las ?reas en color blanco tienen polaridad positiva (N); las ?reas en color negro indican polaridad negativa (S). La pel?cula comienza el 10 de diciembre, tres d?as antes que la llamarada, y termina el 14 de diciembre, un d?a despu?s de la llamarada.

Imagen


Arriba: Una pel?cula magn?tica de la mancha solar 930 muestra la tensi?n acumul?ndose justo antes de la llamarada solar de clase X, que tuvo lugar el 13 de diciembre de 2006.


"Estos datos fueron grabados por el espectro-polar?metro del observatorio Hinode, un dispositivo que puede detectar campos magn?ticos analizando la polarizaci?n de la luz que proviene de los iones de hierro en la atm?sfera del Sol", explica Davis.

El hurac?n, dice, es de hecho un gigantesco tubo de flujo magn?tico que emerge por debajo de la superficie del Sol. Conforme rota, las l?neas de campo magn?tico se retuercen y se estiran, mientras que las polaridades N y S se apilan hasta quedar muy juntas unas de las otras. "Esto provoca una acumulaci?n de tensi?n y energ?a en el campo magn?tico".

El 13 de diciembre de 2006, exactamente a las 02:34 Horario Universal, la energ?a se liber? en forma de llamarada solar de categor?a X3. La explosi?n lanz? hacia el espacio una eyecci?n de masa coronal (cuya abreviatura es EMC: una nube de gas de mil millones de toneladas), la cual encendi? auroras boreales de tal intensidad que se pudieron observar desde sitios ubicados tan al sur como Arizona, cuando la nube de gas alcanz? la Tierra, un d?a despu?s. Las ondas de choque en la EMC aceleraron iones pesados hasta velocidades cercanas a las de la luz, y estos iones viajaron alrededor de la Tierra y de la Luna durante m?s de un d?a. Esto se denomina "tormenta de radiaci?n". Si los astronautas hubiesen estado en la Luna en ese momento, habr?an tenido que refugiarse forzosamente en sus naves o h?bitats espaciales para evitar quedar expuestos a ella.


Desde que fueron descubiertas en 1859, por Lord R. C. Carrington y R. Hodgson, los astr?nomos han estado trabajando arduamente para poder predecir las llamaradas solares. Pero, en parte, sus esfuerzos se vieron frustrados debido a la dificultad de confeccionar mapas del campo magn?tico del Sol. Para hacer magnetogramas desde la Tierra, primero se debe observar a trav?s de la turbulenta atm?sfera de nuestro planeta, la cual torna borrosas las peque?as flechas rojas que se ven tan claramente en la pel?cula del Hinode. La capacidad que tiene el telescopio Hinode de examinar los campos magn?ticos desde su ?rbita alrededor de la Tierra constituye un nuevo y crucial avance.

"El tipo de datos que estamos obteniendo con el Hinode es justo lo que necesitamos para entender c?mo funcionan las llamaradas solares", dice Davis. "Ahora s?lo precisamos m?s explosiones".






::: FUENTE: "[email protected]" :::
www.ciencia.nasa.gov

::: "Zameex M?xico" :::
www.zameex.cjb.net | www.zameexBLOG.cjb.net
Publicado por zameex @ 9:36 AM  | [email protected]
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios