Martes, 10 de julio de 2007
La NASA prepara el lanzamiento de una nave que volar? hasta el cintur?n de asteroides y explorar? los dos m?s grandes.


El cintur?n de asteroides entre Marte y J?piter es como el ropero viejo y atestado del sistema solar. Los objetos muy antiguos y polvorientos que all? se encuentran son reliquias de un pasado remoto; cada asteroide tiene su propia historia para contar sobre los inicios del sistema solar.

Y esas historias son las que los cient?ficos quieren escuchar. Hay muchas cosas que a?n se desconocen sobre el pasado de nuestro sistema solar. Aprendemos algunos detalles b?sicos en la escuela: un enorme disco de gas y polvo rot? lentamente durante muchos a?os alrededor del Sol, agrup?ndose poco a poco en pedazos m?s y m?s grandes, los cuales finalmente formaron los planetas que hoy conocemos. Pero ?c?mo sucedi? esto exactamente y por qu? produjo este tipo de mundos, que incluye a un planeta azul apropiado para la vida?

Arriba: El interior de la nebulosa solar, pintura de William K. Hartmann, derechos reservados, 2001.

Imagen


Para responder estas preguntas, la NASA planea lanzar al espacio una sonda robot llamada Dawn (que en espa?ol se traduce como Amanecer). Su misi?n: volar hasta dos asteroides gigantes, Ceres y Vesta, y explorarlos de cerca por primera vez. El despegue est? programado para julio de 2007.

Vesta, para empezar

La primera parada de la sonda Dawn es Vesta, un asteroide que podr?a involucrar antiguas supernovas en el origen del sistema solar.

Las observaciones telesc?picas de Vesta y los estudios de meteoritos que, se cree, han llegado desde Vesta sugieren que el asteroide pudo haber estado parcialmente derretido en alg?n punto de su existencia, permitiendo de este modo que elementos pesados como el hierro se asentaran y formaran un n?cleo denso con una corteza m?s liviana por encima.

"Es interesante ?y un poco desconcertante", dice Chris Russell, investigador principal del proyecto Dawn en la Universidad de California, Los Angeles. Para que el metal se funda se necesita una fuente de calor, como la energ?a gravitacional que se libera cuando la materia se une para formar un asteroide. Pero Vesta es un mundo peque?o, "demasiado peque?o", dice ?su di?metro promedio es de aproximadamente 530 km. "No habr?a existido suficiente energ?a gravitacional como para fundir el asteroide cuando se form?".

Abajo: Una fotograf?a de Vesta tomada por el Telescopio Espacial Hubble.

Imagen

Una supernova (o dos) podr?an darnos la explicaci?n: algunos cient?ficos creen que cuando Vesta se form? fue "sazonado" con aluminio-26 y hierro-60, posiblemente creados en dos supernovas que explotaron en una fecha cercana al nacimiento del sistema solar. Estas formas de hierro y aluminio son is?topos radiactivos que podr?an haber suministrado el calor adicional necesario para derretir a Vesta. Una vez que estos is?topos se desintegraron, el asteroide se podr?a haber enfriado y solidificado hasta alcanzar su estado actual.

Esta idea explicar?a por qu? la superficie de Vesta parece llevar consigo las marcas de antiguos flujos de lava bas?ltica y oc?anos de magma, como la propia Luna de la Tierra. Las supernovas podr?an haber cambiado tambi?n la secuencia de eventos involucrados en la formaci?n de los planetas:

"Cuando yo iba a la escuela, se cre?a que primero se form? la Tierra, luego se calent?, y entonces el hierro se ubic? en el centro, y el silicato flot? hacia las capas superiores, lo que produjo la formaci?n de un n?cleo", dice Russell. Este punto de vista asume que los planetoides m?s peque?os que chocaron y se unieron para dar origen a la Tierra eran masas amorfas que no hab?an formado todav?a sus propios n?cleos de hierro. Pero si pedazos de roca del tama?o de Vesta pudieron derretirse y formar un n?cleo, "esto afectar?a la manera en que crecieron y evolucionaron los planetas y sus n?cleos".

Si todo ocurre como est? planeado, Dawn llegar? a Vesta y entrar? en su ?rbita en octubre de 2011. Im?genes detalladas de la superficie de Vesta revelar?n restos de la antigua fundici?n mientras que los espectr?metros catalogar?n los minerales y los elementos que conforman su superficie. El campo gravitacional de Vesta ser? topografiado tomando como base los movimientos del propio asteroide, mientras la sonda gira alrededor de la ?rbita de dicho asteroide, y eso llevar?a a determinar, de una vez y para siempre, si Vesta tiene un n?cleo de hierro o no.


Hacia Ceres

Despu?s de permanecer en ?rbita alrededor de Vesta durante 7 meses, la sonda Dawn har? una maniobra que nunca antes se intent?: dejar la ?rbita de un cuerpo distante y volar hacia otro para entrar en ?rbita y girar a su alrededor.

Esta especie de "brinco de un asteroide a otro" ser?a pr?cticamente imposible si Dawn utilizara combustible convencional para cohetes. "Necesitar?amos uno de los cohetes m?s grandes que posee Estados Unidos para transportar todo el propulsante", dice Marc Rayman, Ingeniero de Sistemas del Proyecto Dawn, en el Laboratorio de Propulsi?n a Chorro de la NASA. En cambio, la sonda Dawn utiliza propulsi?n i?nica, la cual solamente requiere un d?cimo de la cantidad usual de combustible. Las turbinas de la sonda Dawn fueron probadas anteriormente a bordo de una nave experimental conocida como Deep Space 1, dirigida por la NASA como parte del Programa Nuevo Milenio (New Millenium, en idioma ingl?s).

Abajo: Una fotograf?a de Ceres tomada por el Telescopio Espacial Hubble.

Imagen


Las eficientes turbinas i?nicas de la sonda Dawn propulsar?n a la nave desde Vesta, y se prev? la llegada a Ceres en febrero de 2015.

Ceres, con un di?metro de 950 km, es por mucho el objeto m?s grande en el cintur?n de asteroides. Incre?blemente, no es un mundo rocoso como Vesta, sino que est? cubierto de hielo. "Ceres va a ser una gran sorpresa para nosotros", dice Rusell. Debido a que alberga una capa de hielo de 60 a 120 km de espesor, la superficie de Ceres probablemente ha cambiado de manera mucho m?s dram?tica con el paso del tiempo que Vesta, ocultando de este modo gran parte de la historia de su origen. Pero incluso cuando Ceres puede no ofrecer una ventana tan remota hacia la formaci?n del sistema solar, podr?a ense?ar a los cient?ficos el papel que ha desempe?ado el agua en la evoluci?n planetaria desde entonces. Por ejemplo, ?por qu? algunos mundos rocosos, como Ceres y la Tierra, pueden mantener grandes cantidades de agua mientras que otros, como Vesta, terminan completamente secos?

"Vesta nos hablar? acerca de la ?poca primordial y Ceres nos contar? qu? pas? despu?s", dice Russell. Juntos, nos ofrecen dos historias ?nicas acerca del pasado de nuestro sistema solar y qui?n sabe cu?ntas otras lecciones sobre c?mo los planetas llegaron a ser lo que son.



:-: FUENTE: "[email protected]"

:-: ZAMEEX BLOG


|- La publicaci?n de este art?culo se realiza bajo el ideal de divulgar informaci?n a la socidad. Zameex No toma un texto sin dar el reconocimiento a su autor. As? se respeta la propiedad intelectual -|
Publicado por zameex @ 8:00 AM  | [email protected]
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios