Viernes, 24 de agosto de 2007
La lluvia de meteoros Aurigidas es misteriosa respecto de su origen y de su intensidad. No deje de admirarla la primera noche de septiembre.


El pr?ximo 1 de septiembre de 2007, una r?faga de brillantes y extra?amente coloridos meteoros podr?a emanar de la constelacci?n de Auriga, montando de ese modo un bello espect?culo, temprano por la ma?ana, para los observadores del cielo situados en el oeste de Am?rica del Norte.

Abajo: Un meteoro observado temprano por la ma?ana, en Italia, en noviembre de 2006. As? es como se podr?a ver una Aurigida. Cr?dito de la fotograf?a: Antonio Finazzi.

Imagen


El origen de la supuesta lluvia es el cometa Kiess (C/1911 N1), un misterioso cometa de periodos orbitales largos, que visit? el sistema solar interno s?lo dos veces en los ?ltimos dos mil a?os. En 83 antes de Jesucristo, siglos m?s siglos menos, el cometa Kiess pas? cerca del Sol y dej? una estela de polvorientos escombros que se han desplazado hacia la ?rbita de la Tierra desde entonces. El 1 de septiembre de 2007, esa estela polvorienta y la Tierra se encontrar?n.

?Pero la lluvia realmente se materializar?? La respuesta yace en el contenido desconocido de la estela de escombros.

"Tenemos muy poca experiencia con escombros antiguos de cometas de periodos orbitales largos", destaca Bill Cooke, de la Oficina de Medio Ambiente de Meteoroides de la NASA (Meteoroid Environment Office o MEO, en idioma ingl?s), en el Centro Marshall para Vuelos Espaciales. "Casi cualquier cosa podr?a ocurrir, desde su extinci?n hasta una bella lluvia de meteoros".

Los astr?nomos fueron alertados hace siete a?os sobre la posibilidad de que se produjera una lluvia de meteoros por el astr?nomo finland?s Esko Lyytinen y por Peter Jenniskens, del Instituto SETI, en Mountain View, California (ambos son expertos pronosticadores de meteoros, que estudian la din?mica de las estelas de polvo de los cometas). Desde entonces, Jenniskens se ha unido con Jeremie Vaubaillon, del Instituto Tecnol?gico de California (Caltech), para refinar el pron?stico usando los modelos para estelas de escombros desarrollados por Vaubaillon.

"Esperamos que el evento alcance su m?ximo a las 11.36 Hora Universal (4.36 a.m., Hora del Pac?fico en Estados Unidos) +/- 20 minutos del pr?ximo 1 de septiembre", dice Jenniskens. "El evento completo deber?a durar alrededor de 2 horas y deber?a ser visible desde California, Oregon, Hawai y la zona este del Oc?ano Pacifico".

Imagen
Arriba: La Tierra a la hora del m?ximo predicho para la lluvia. La oscuridad favorece a los observadores del cielo ubicados al oeste de las Monta?as Rocallosas.

Un modelo independiente de la estela de escombros calculado por Danielle Moser, un colega de Cooke en el MEO, predice que el m?ximo se producir? a las 11.26 UT (Hora Universal). "Eso concuerda bastante con Jenniskens y Vaubaillon", dice Cooke. "Sin embargo, nuestro modelo predice una estela pr?cticamente vac?a y una lluvia muy d?bil".

"Personalmente, pienso que la frecuencia de meteoros llegar? a los 100 por hora en el mejor de los casos", relata Vaubaillon, "pero algunos colegas son mas optimistas, as? que ?suspenso, suspenso!", exclama.

Durante el siglo pasado, la Tierra tuvo, al menos, tres encuentros con la estela de escombros ?en 1935, 1986 y 1994. Lamentablemente, hab?a pocas personas que estaban al aire libre atentas a estos eventos. El encuentro que mejor se pudo observar tuvo lugar en 1994, cuando los veteranos observadores de meteoros Bob Lunsford y George Zay, del sur de California, fueron testigo de una cantidad de brillantes meteoros de color azul verdoso que emerg?an de Auriga. La breve lluvia fue extraordinaria por su evidente falta de meteoros tenues y por los v?vidos colores ?caracter?sticas que se podr?an repetir el 1 de septiembre.



Los meteoros de cometas de periodos orbitales largos son de especial inter?s por dos razones:

#1 ?Los cometas de periodos orbitales largos casi siempre nos toman por sorpresa. Ellos permanecen en el sistema solar exterior, escondidos en la oscuridad durante miles o millones de a?os hasta que sus lentas ?rbitas los llevan hacia el Sol y ?hacia all? se precipitan! Debido a este factor sorpresa, los cometas de periodos orbitales largos constituyen una amenaza ?nica respecto de los impactos. Jenniskens y otros investigadores est?n entusiasmados por estudiar lluvias de meteoros de cometas de periodos orbitales largos porque las lluvias podr?an ser un "aviso" de que hay un cometa por ah? y la ?rbita de los meteoroides puede revelar d?nde.

#2 ?Los meteoros de cometas de periodos orbitales largos pueden ser muy primitivos. Tenga en cuenta lo siguiente: la mayor?a de las lluvias de estrellas (por ejemplo las Perseidas y las Le?nidas) son causadas por cometas de periodos orbitales cortos, los cuales pasan por el sistema solar interno en algunas d?cadas o, cuando mucho, siglos. Sus superficies heladas son frecuentemente calentadas y vaporizadas por la intensa luz solar y, en consecuencia, el polvo cometario que producen es fresco. Por otro lado, los cometas de periodos orbitales largos son raramente azotados por el Sol y sus superficies pueden retener sustancias antiguas formadas por miles de millones de a?os de exposici?n a rayos c?smicos en el sistema solar exterior. Las c?scaras de esta "corteza pr?stina" pueden producir colores raros cuando golpean contra la atm?sfera de la Tierra.

?Es por ello que los meteoros de las Aurigidas de 1994 fueron de color azul verdoso? ?Se trat? de trozos de la corteza pr?stina del cometa Kiess? Una vez m?s, nadie lo sabe.


Jenniskens destaca que otro evento de meteoros extra?o fue el de las Alfa-Monocer?tidas, de 1995, que tambi?n, se piensa, provienen de un cometa de periodo orbital largo desconocido: "Las Alfa-Monocer?tidas penetraron 5 km m?s en la atm?sfera que otros meteoros de tama?o y velocidad similares y ten?an un contenido de sodio inusualmente bajo".


Abajo: Ruta que recorri? la campa?a a?rea de Jenniskens para observar las Aurigidas.

Imagen


Para llegar al fondo de algunos de estos misterios, Jenniskens y sus colegas del Centro de Investigaciones Ames, de la NASA, de la Universidad Estatal de Utah, de la Academia de la Fuerza A?rea de Estados Unidos (USAF, en idioma ingl?s) y de otros lugares abordar?n dos aviones privados para observar las Aurigidas desde el cielo claro, a 45.000 pies. Los investigadores utilizar?n espectr?metros, c?maras y telescopios para medir la velocidad, la penetraci?n y la composici?n qu?mica de los meteoroides que ingresan a la atm?sfera.

Bill Cooke, del MEO, no viajar? con ellos, pero desea mucha suerte a los pasajeros. "Si esta lluvia se produce, la informaci?n que recolecten puede aportar nuevos datos acerca de una importante poblaci?n de meteoroides en el sistema solar. Adem?s, ser?a un buen espect?culo para la gente en la superficie."

1 de septiembre de 2007: la fecha de las respuestas.


:-: FUENTE: "[email protected]"

:-: ZAMEEX BLOG


|- La publicaci?n de este art?culo se realiza bajo el ideal de divulgar informaci?n a la socidad. Zameex No toma un texto sin dar el reconocimiento a su autor. As? se respeta la propiedad intelectual -|
Comentarios
Publicado por Hugo
Viernes, 24 de agosto de 2007 | 11:31 AM
A que bacan que hay esta lluvia de meteoritos ps.......ojala algun dia se venga una por peru porque aqui no llueve ni agua....