Mi?rcoles, 20 de septiembre de 2006
Un gigante detector de part?culas at?micas ubicado en Suiza, comenz? a registrar lo que ha sido un misterio de casi cien a?os para la ciencia: los rayos c?smicos.


-| POR: RODOLFO GARRIDO COTHAM



La compleja maquinaria (CMS por sus siglas en ingl?s para Compact Muon Solenoid) fue puesta en funcionamiento recientemente en el CERN, el centro de la Organizaci?n Europea para la Investigaci?n Nuclear en Suiza. Se trata de uno de los cuatro grandes detectores que se integrar?n al Gran Colisionador de Hadrones (LHC), el acelerador de part?culas m?s grande del mundo cuya inauguraci?n est? prevista para noviembre del a?o pr?ximo. El LHC, cuyo costo se estima en US$1.000 millones, tratar? de responder preguntas fundamentales sobre el Universo y el origen y composici?n de la materia. Se trata por otro lado de una imponente t?nel circular de 27 kil?metros de circunferencia extendido entre el territorio de Francia y Suiza, por donde se har?n girar las part?culas millones de veces por segundo para estudiar su comportamiento. El CMS y otros tres

maquinarias llamadas Alice, Atlas y LHCb, ser?n los encargados de observar las colisiones de part?culas de alta energ?a producidas por el LHC.


Misterios

Seg?n el f?sico te?rico del CERN, ?lvaro de R?jula el registro de estos rayos c?smicos por parte del CMS, es algo as? como "precalentar la m?quina", pues todav?a faltan varias etapas para completar los componentes del Gran Colisionador de Hadrones. "Los rayos c?smicos han sido durante casi un siglo uno de los mayores misterios de la ciencia desde los experimentos hechos por el austriaco Victor Hess en 1912", explica R?jula. Estos rayos c?smicos que proceden de las galaxias, son part?culas ionizantes como las que proceden de desintegraciones radiactivas. "Son part?culas como las que nosotros aceleramos en el laboratorio, pero que tienen energ?a muy superiores a las que lograremos acelerar artificialmente en un futuro pr?ximo", indica el f?sico espa?ol. A pesar de que la ciencia est? m?s pr?xima a entender qu? son estos rayos c?smicos, R?jula confiesa que s?lo dar?an la respuesta a un 1% de la gran pregunta que se hacen: ?de qu? est? hecho el Universo? "Los rayos c?smicos est?n compuestos de los mismos objetos (n?cleos at?micos y electrones) de los que estamos compuestos nosotros", dice.

La part?cula divina

"El verdadero misterio est? en la receta que uno tendr?a que usar si quiere fabricar un Universo. Menos de un 1% es materia como la nuestra, el 29% es algo misterioso que sabemos que est? all? y se llama 'materia oscura' y el otro 70% es algo todav?a m?s misterioso que se llama la 'energ?a del vac?o'", ejemplifica R?jula. En este sentido, la cosmolog?a y la f?sica de part?culas o de peque?a escala tienen un punto en com?n, ya que el mayor misterio de ambas tiene que ver con el vac?o. En efecto, en la base de este proyecto est? la creencia de que el vac?o puede ser hecho vibrar y que las vibraciones de este vac?o ser?an las part?culas Bos?n de Higgs a las que el premio N?bel de F?sica Leon Lederman denomin? "la part?cula divina". "Son el mayor proyecto de descubrimiento que vamos a realizar con este acelerador", dice R?jula para quien esta part?cula dar?a explicaciones sobre la masa y hasta por qu? la naturaleza prefiere la materia a la antimateria.

?Conspiraciones?

Precisamente la antimateria y el CERN, aliment? la imaginaci?n del autor de "El C?digo Da Vinci", para otras de sus novelas, "?ngeles y Demonios". En esta ?ltima, Dan Brown narra un complot de una fraternidad llamada los "Iluminati", para acabar con la iglesia Cat?lica y hacer estallar Ciudad del Vaticano con antimateria robada de los laboratorios del CERN. Seg?n R?jula la antimateria existe y se descubri? mucho antes de que la organizaci?n se fundara. Tambi?n es cierto de que podr?a producir explosiones de entre cien y mil veces m?s fuertes que una bomba nuclear. "Lo que pasa es que producir antimateria es car?simo, dificil?simo y una vez que uno la tiene no sabe c?mo manejarla, de manera que hacer una bomba con antimateria es la cosa m?s in?til y peligrosa que pueda imaginarse", dice. El f?sico niega de que los trabajos de investigaci?n de la instituci?n que re?ne a cerca de 6.500 f?sicos de m?s de 70 pa?ses, tengan finalidad militar. Los hallazgos realizados hasta ahora en el centro de Suiza, han aportado importantes contribuciones a la medicina, como por ejemplo la reducci?n considerable de los efectos secundarios de los Rayos X, ejemplifica. "Los resultados de la investigaci?n fundamental que hacemos son totalmente p?blicos, lo que es todo lo contrario a la investigaci?n militar", dice R?jula. "Afortunadamente nada de lo que haya producido el CERN en los ?ltimos 50 a?os ha servido para nada a los militares", afirma.



Imagen


::: FUENTE: FRONTERAS DEL CONOCIMIENTO :::
www.fronterasdelconocimiento.com


__Zameex "BLOG" M?xico__
www.zameexblog.tk
Comentarios
Publicado por Participante
Mi?rcoles, 15 de noviembre de 2006 | 9:59 PM
Rodolfo Garrido es un farsante, no es ingeniero y todo lo copia de revistas cient?ficas. Adem?s es un estafador al igual que Jaime Mauss?n. Vean:

"Las Grandes entiras del Trecer Milenio"
http://www.alcione.org/index2.html
Publicado por Participante
Jueves, 16 de noviembre de 2006 | 1:13 PM
Meto las manos al fuego por el Ing. Rodolfo Garrido.

Creo que si conocieras un poco m?s acerca de lo que es su trayectoria (entre otros detalles), no ser?a correcto que lo llamaras asi aunque cada quien es libre de expresar sus ideas u opiniones.

Solo te recomiendo no copiar y tomar opiniones de otras p?ginas sin antes verificar de la veracidad y de quien provienen, porque si no entonces tu al publicar ese tipo de comentarios y sitios te estas haciendo pasar como farsante en cuanto a la informaci?n err?nea.

*En cuanto al Lic. Jaime Maussan tambi?n te invito a investigar antes de juzgar.

Esta es mi opini?n y la hago p?blica, tal vez no coincida contigo pero tengo una relaci?n m?s cercana con estas dos personas, conosco sus trabajos y proyectos (honestos y honrados); es por ello que me atrevo a defenderlos.


Atte.: Eduardo A. Mendoza ([email protected])