Lunes, 09 de octubre de 2006
El pasado 6 de octubre la luz de la Luna fue todo un espect?culo. Seguramente cambi? la forma de ver el mundo.


No hace mucho tiempo, antes de que existiera la luz el?ctrica, los agricultores se val?an de la luz de la Luna para recoger la cosecha de oto?o. Todo maduraba al mismo tiempo y hab?a demasiado trabajo que hacer para detenerse con la puesta de Sol. Una brillante Luna llena (la "luna de la cosecha"), les permit?a seguir trabajando durante la noche.

La luz de la Luna era bienvenida, pero, como cualquier agricultor puede decirle, se trataba de un asunto extra?o. ?Por qu?? Pru?belo usted mismo. La Luna de la cosecha del 2006 saldr? el 6 de octubre, y si presta atenci?n podr? notar unas cuantas cosas extra?as:

1. La luz de la Luna roba el color de aquello que ilumina. Tomemos una rosa. Con la luz de la Luna llena la flor tiene un brillo encendido e incluso proyecta sombra, pero el rojo no se ve, ha sido sustituido por matices de color gris. En realidad todo el paisaje es as?. Es como ver el mundo a trav?s de un viejo televisor en blanco y negro.

Abajo: La luna de la cosecha de 2005. Cr?dito de la foto: Sr. Fins Eirexas de Pobra do Carami?al, Galicia, Espa?a.

Imagen

Los "Jardines de Luna" convierten esta cualidad de los a?os 50 de la luz de la Luna, en una ventaja. Las flores blancas o plateadas que florecen de noche son fragantes y v?vidas bajo la luz de la Luna llena. Las m?s conocidas incluyen variedades de flores como: cuatro en punto, enredaderas flor de Luna, trompetas de ?ngeles ?pero raramente rosas rojas.



An?tese aqu? para recibir nuestro servicio de ENTREGA INMEDIATA DE NOTICIAS CIENT?FICAS


2. Si usted mira el paisaje gris durante el tiempo suficiente, este se vuelve azul. El mejor lugar para apreciar este efecto llamado "desplazamiento azul" o "desplazamiento Purkinje" (en honor del cient?fico del siglo XIX Johanes Purkinje que fue el primero en describirlo) es en el campo, lejos de la luz artificial. A medida que sus ojos logran la m?xima adaptaci?n a la oscuridad, aparece el azul. Los productores de cine, a menudo colocan un filtro azul cuando filman escenas nocturnas para crear un efecto m?s natural, y los artistas a?aden el azul a sus cuadros de paisajes nocturnos por la misma raz?n. Sin embargo, si usted mira la Luna llena, ciertamente no es azul. (Nota: Las finas cenizas de un volc?n o de los incendios en los bosques pueden hacer que la Luna parezca azul, pero eso es otra historia.)

3. La luz de la Luna no le permitir? leer. Abra un libro bajo la luna llena. A primera vista las p?ginas parecen lo suficientemente iluminadas. Sin embargo cuando trata de ver las palabras, no puede hacerlo. M?s a?n, si fija su vista en una palabra esta se desvanecer?. La luz de la Luna no s?lo hace que nuestra visi?n sea borrosa sino que adem?s produce una peque?a mancha ciega. (Otra nota: Como en todo lo humano, hay excepciones. Algunas personas tienen conos especialmente sensibles o una mayor cantidad de bastones que permiten leer con la luz de la Luna).

Todo esto es muy extra?o. Recuerde, la luz de la Luna no es nada m?s que la luz del Sol reflejada por la polvorienta superficie lunar. La ?nica diferencia es la intensidad: La luz de la Luna es alrededor de 400.000 veces m?s d?bil que la luz solar directa.

?Qu? sacamos en conclusi?n de todo esto? La respuesta est? en el ojo del espectador. La retina humana es la responsable.

La retina es como una c?mara digital org?nica con dos tipos de p?xeles, bastones y conos. Los conos nos permiten ver los colores (rosas rojas) y los detalles finos (las palabras de un libro), pero s?lo funcionan con luz intensa. Cuando el Sol se oculta los bastones toman el mando.

Imagen

Los bastones son extraordinariamente sensibles (1.000 veces m?s sensibles que los conos) y son los responsables de nuestra visi?n nocturna. De acuerdo con algunos informes, los bastones pueden detectar incluso un s?lo fot?n. S?lo hay un inconveniente, los bastones son ciegos a los colores. Por lo tanto las rosas por la noche parecen grises.

Si los bastones son tan sensibles, ?Por qu? no podemos utilizarlos para leer a la luz de la Luna?. El problema es que los bastones est?n casi ausentes por completo de una zona central de la retina denominada f?vea, que es la que el cerebro utiliza para leer. La f?vea est? densamente poblada por conos, raz?n por la que podemos leer durante el d?a. Por la noche, sin embargo, la f?vea se convierte en una mancha ciega. El resto de la visi?n perif?rica no es lo suficientemente aguda para definir las letras individuales y las palabras.

Finalmente llegamos al desplazamiento azul. Considere el siguiente fragmento de un n?mero del 2004 de la revista Journal of Vision:

Imagen

"Debe destacarse que la percepci?n del color azul o cualquier otro color en un ambiente ?nicamente con luz lunar es sorprendente, teniendo en cuenta que la intensidad de la luz est? por debajo del umbral de detecci?n de los conos. Por lo tanto si los conos no est?n siendo estimulados, ?C?mo percibimos el tono azul?" ?Modelaje del Desplazamiento al Azul en Escenas con Luz Lunar usando Interacci?n de Conos y Bastones (Modeling Blueshift in Moonlit Scenes using Rod-Cone Interaction) por Saad M. Khan y Sumanta N. Pattanaik, Universidad de Florida Central.

Los autores del estudio propusieron una explicaci?n bioel?ctrica, mediante la cual las se?ales de los bastones pueden trasladarse a los conos sensibles al azul adyacentes bajo condiciones de iluminaci?n de Luna llena . Esto crear?a una ilusi?n de azul. "Desgraciadamente", se?alaron, "a?n no disponemos de evidencias fisiol?gicas directas que apoyen o descarten la hip?tesis".

Por lo tanto a?n existen misterios en la luz de la Luna.


::: FUENTE: "[email protected]" :::
www.ciencia.nasa.gov


__Zameex Web M?xico__
www.zameex.tk
Publicado por zameex @ 7:00 AM  | [email protected]
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios